Para muchos de los padres y madres de los alumnos de nuestra guardería Montessori en Ripollet, Barcelona, uno de los factores que más influye a la hora de elegir el centro donde llevar a sus pequeños es el de la alimentación. De hecho, no es extraño que, en las visitas que realizan a nuestro centro antes de matricular a su pequeño, el tema de la nutrición es uno de los que aparece en las conversaciones.

Para muchas madres y padres, en casa, la hora de la comida o de la cena se convierte en una discusión diaria. Protestas y llantos por las lentejas, las verduras, el pescado..., son algo habitual en muchos hogares. Piensan estos padres que, en una guardería Montessori en Ripollet, Barcelona como la nuestra, donde trabajamos con grupos de niños, la hora de la comida debe ser lo más parecido a una batalla campal.  

A veces, cuando nos comentan un caso parecido, les invitamos a que nos visiten precisamente en el momento de la comida para que comprueben con sus propios ojos lo distinta que es la realidad. A la hora de comer, el comportamiento de la mayoría de los niños es mucho más tranquilo en la escuela infantil que en casa. 

¿Cuál es el truco? Nos preguntan muchos padres, pero lo cierto es que no existe ningún truco, salvo que consideremos un truco el hecho de aplicar las técnicas pedagógicas en todas y cada una de las actividades que realizamos en nuestro centro. Incluyendo la hora de la comida que es un momento fundamental de su desarrollo y aprendizaje.

Porque ese es precisamente uno de los pilares por los que se rige el funcionamiento de nuestro Llar d'Infants Somnis: la aplicación de las técnicas pedagógicas en todas y cada una de las actividades en las que participan nuestros alumnos.